domingo, 27 de julio de 2008

¡Que viva el amor!

Qué actitud generosa y desinteresada, digna de gloria y loor, es la del pasajero de bondi individual que, al ver a una parejita de jóvenes entusiastas y llenos de sueños en común (?), y al notar que están sentados en asientos distantes uno de otro y él está sentado en un asiento de dos con uno de los integrantes de la pareja a su lado, se ofrece a cambiar de asiento con el otro integrante de la pareja, para que los tortolitos puedan estar juntos y hacerse arrumacos con comodidad. El generoso ser se sienta al lado de un pelado y se dice para sus adentros: "Sí, no caben dudas ya, ¡iré al cielo, iré al cielo! ¡He vencido a Satán!".

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta este blog ^^

ya es una pagina de pasada obligatoria en mi pc :D


te dejo mi mail:

lilash29386@hotmail.com

Un abrazo!

Lila

Celeste dijo...

jajajaja...
O cuando estas hablando con alguien, en el asiento de atrás, y alguien esta en el medio por lo cual tenes que inclinar el cuerpo en una posición que si el bondi frena de golpe terminas cual mosca de parabrisas, y esa persona se levanta y se corre para el costado.
O mejor aún, el que se corre cuando te ve enfilando para ahí.
Y el cielo sea para aquellos que te ven parado haciendo malabares con apuntes, sosteniendolos con la boca y demás, porque estas leyendo lo ultimo antes del parcial, y se levantan y te dan el asiento. Y a las cinco de la mañana!
Gente que piensa en el futuro de este país :P

Muy buen blog :)

unjuegoabsurdo dijo...

Jajaja, siempre pienso en eso! Y son muy muy pocos los que lo hacen.
Debe haber muchos rencorosos que piensen 'No, no te voy a dar el asiento. Me cago en vos y en tu necesidad de estar pegad@ a tu pareja.'
Aguante la gente simpática!